Estancia Jesuítica La Candelaria

Recorremos un rincón histórico de Córdoba ubicado en la Pampa de Olaen y al pie de las Sierras Grandes.

Nuestro punto de partida es el peaje de la localidad de Molinari, el destino la Estancia Jesuítica La Calendaria, declarado por la UNESCO, en el año 2000, Patrimonio de la Humanidad.

Hacia allá me fuí, me esperaba un largo camino de tierra, en el trayecto la belleza de la Cascada de Olaen, la tranquilidad y la paz de la localidad de Characato, la capilla de Nuestra Señora del Rosario del Milagro. Atractivos que no podés dejar de visitar.

Mate y un pan casero son los compañeros de este viajecito por la serranías cordobesas. También la ilusión de encontrarme con algo nuevo. Desde la ciudad de Córdoba son 150 km de postales únicas.

Nuestro trayecto elegido es uno de tres posibles, el elegido es por RN38, también podés ir por Carlos Paz, luego tomar RP 28 hasta tanti, y seguir hacia los gigantes por camino de tierra, son aproximadamente 60 km. La otra posibilidad es por el norte cordobés, desde villa de Soto, hasta la Higuera, y camino de tierra hasta la Estancia.

Al llegar al lugar la sorpresa es mayor, el campanario comienza a mostrarse de a poco a medida que voy abriendo camino, fue un largo trecho. Pero como siempre digo, valió la pena.

Estancia Jesuítica La Candelaria

La Estancia La Candelaria es por fin mi destino final del viaje por la pampa de Olaen, No dejas de sorprenderte por el lugar en donde se encuentra. Es ese el momento donde se me ocurre cerrar los ojos y posicionarme en otros años, imaginarme, volar un poco. Esa es la idea, que no se una visita más, sino un real encuentro con algo que te deje abrir la mente, que te saque de la rutina.

En el casco, me esperaban las guías para recibirnos, y también una señora que se me acerca y me pregunta, empanadas??. La respuesta era obvia, claro que si, empanadas caseras, quiero!! La señora muy amable me dice, se las preparo y las tiene calentitas al finalizar el recorrido. Hasta acá corazón contento, y casi el estomago!!

Estancia Jesuítica La Candelaria

Es tiempo de adentrarnos en la historia y comenzamos por conocer el porque se la llama la Candelaria, es en homenaje a la Virgen de las Candelas. Forma parte junto con la Manzana Jesuítica de Córdoba y las otras estancias de Alta Gracia, Jesús María, Colonia Caroya y Santa Catalina; del complejo histórico – arquitectónico de la provincia de Córdoba.

Si hacemos una cronología temporal de los hechos históricos, es importante partir hacia fines del siglo XVI, cuando la Compañía de Jesús se asienta en la ciudad de Córdoba, comenzando un  destacado labor basado en los pilares de la educación y la espiritualidad.

Con el objetivo e cumplir con su proyecto y propósito, los Jesuitas debían producir sus propios insumos para el autoabastecimiento y mantenimiento de la casa de estudio. Es por ello que las estancias debían operar como establecimientos agro – ganaderos.

Las tierras en donde se construyó la Estancia La Candelaria, eran desde el año 1619 propiedad del Capitán García de Vera y Mujica; quien las había recibido por merced real del propio Gobernador Quiñones Osorio.

Después de varias décadas, por el año 1673, sus descendientes donaron dichas tierras a los religiosos Jesuitas con el objeto de que puedan asistir  al sostén del Colegio Máximo de Córdoba.

Estancia Jesuítica La Candelaria

En los años siguientes, la orden logra adquirir mayor cantidad de superficie, completando así el área que finalmente pertenecería a la Estancia La Candelaria. Constituyéndola no solo en la estancia jesuítica más extensa, sino en una de las concentraciones de mayor territorio con  un único propietario de la época (estimándose en unas 300.000 hectáreas).

Este lugar se convirtió en un centro de producción agropecuario, para luego transformarse en productor de ganadería, principalmente mular, orientado a satisfacer al tráfico de bienes al Alto Perú.

Debido a la geografía, el clima imperante en la zona y la resistencia a la colonización por parte algunos grupos de pueblos originarios; hizo que la construcción combinara características arquitectónicas de residencia y fortín.

Los esclavos son quien proveen la mano de obra para llevar adelante la construcción. Estos habitaban en rancherías cerca de los corrales que aún pueden visitarse, apenas alejado de la capilla y las residencia de los sacerdotes.

Con la expulsión de los jesuitas en el año 1767, la Junta de Temporalidades dispuso el  fraccionamiento de la estancia.

Ya en el siglo XX, en 1941, la Estancia fue declarada Monumento Histórico Nacional y en 1982 fue adquirido por el Gobierno de la Provincia de Córdoba.

En el 2000 la UNESCO declara a la Estancia Patrimonio de la humanidad.

Concluido el circuito, me dedique a caminar un rato por todo el lugar, y admirarme aún más con el paisaje. Y sí también con las empanadas caseras!!

 

Estancia Jesuítica La Candelaria,
te invito a pasear por la historia

Datos para tener en cuenta

Como llegar:

  • Por RN38 hasta el peaje de la localidad de Molinari. Doblar a la izquierda rumbo a Characato. Por camino de tierra
  • Por RN38 desde la Falda, por camino de tierra.
  • Por RN 38 desde Villa del Soto, hasta Las Higueras, luego camino de tierra.
  • Desde Villa Carlos Paz, tomar RP 28 hacia Tanti, luego camino de tierra.

Fuentes sitadas:

http://www.cordobaturismo.gov.ar/audioguia/203/

https://es.wikipedia.org/wiki/Estancia_Jesu%C3%ADtica_La_Candelaria

www.cordobaturismo.gov.ar

 

 

 

 

Tambien te puede interesar

Super Park un lugar con tradición familiar

50 años transcurrieron de su fundación, 3 generaciones han pasado por este lugar de juegos …