fbpx
Inicio / PASA EN CORDOBA / La cocina de la Estancia Jesuítica de Jesús María en reconstrucción
Estancia Jesuítica de Jesús María

La cocina de la Estancia Jesuítica de Jesús María en reconstrucción

Tras dos años, el local afectado de la Estancia Jesuítica de Jesús María es intervenido en toda su cubierta. 



Una gran temporada de lluvia en el 2018 dejo sus coletazos en dos secciones del casco del inmueble histórico ubicado en Jesús María.

La tarea se centra en la reconstrucción del techo de la cocina y en el caso del fregadero jesuítico, local contiguo, que está teniendo algunos problemas de filtración, se realizara  una intervención de conservación en toda su cubierta.

Estas obras tienen por detrás todo un estudio previo, ya que estamos en presencia de una estructura que es legado del paso jesuita por estas tierras cordobesas.



Estancia Jesuítica de Jesús María

El trabajo es acompañado por el Arq. Antonio Sabatté, inspector de Museos Nacionales, que además pertenece al equipo de conservación de patrimonio de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia, y su labor data desde mediado de 2012.



¿Cómo se repara un edificio con tanto valor histórico?



Las técnicas a utilizar siempre depende, nos cuenta el arquitecto “de los criterios y las observaciones que se hagan en cada situación y de la valoración que se haga sobre el edificio”.

Añade lo siguiente “esas valoraciones se relacionan con su acabado, a los materiales, a la espacialidad, algunos en referencia a la acústica, o a sus funcionalidades”.

El criterio general utilizado, en la cocina de la Estancia Jesuítica de Jesús María,  se llama anastilosis, es volver a poner en el lugar las cosas que ya no está en el lugar original, así nos explica Antonio.



Estancia Jesuítica de Jesús María


No se puede utilizar cualquier material como si arregláramos nuestra casa, estos edificios que son patrimonio mundial tienen que conservar su grado de originalidad o bien como se encuentra hasta el momento. 

Comenta el arquitecto “que las intervenciones que se realicen por un determinado motivo, tienen que ser identificables para no confundirlas con ese pasado histórico”

Muchas piezas se rompieron al caerse la estructura, es por ello que se hacen artículos similares, réplicas del mismo tamaño, luego se van a identificar para que se distingan las nuevas de que se recolocaron, detalla Antonio Sabatté

La técnica es la misma utilizada al momento en que se construyó, un dato de importancia que aporta, ya que se observo como estaban dispuestas las tablas que conformaban su estructura, como era la superposición de materiales, como las tejas se asientan sobre un mortero o una mezcla, constituida por adobe, con pedacitos de otras tejas y se puedan asentar unas con otras.



El momento cero, encontrarse con la estructura derrumbada. 


Estancia Jesuítica de Jesús María

El momento cero, encontrarse con la estructura derrumbada.



Seguro que para un profesional ligado al patrimonio resulta caótico encontrarse con este espectáculo trágico, una importante estructura del legado jesuítico derrumbado.



Estancia Jesuítica de Jesús María


Así lo explica el arquitecto Sabatte, “el acontecimiento del 2018 fue dramático que se caiga el techo de un local, jesuítico patrimonio de la humanidad, se produjo justo a la hora del cierre del museo, a la mañana siguiente no sabíamos por donde empezar”.

La Agencia Córdoba Cultura, arqueólogos y arquitectos especialistas brindaron su apoyo, de esta manera se empezó el camino de la reconstrucción “por suerte está en la recta final de recomposición”.



El estado de las Estancias Jesuíticas.



Le consultamos por la situación estructural de los demás edificios históricos, y comenzamos por la Posta de Sinsacate. 

Cuenta Antonio que “se van a desarrollar tareas de reconstrucción, cuenta con una estructura de madera que tiene indicio de deterioros importantes, por un ataque de termitas, tiene dos salas cerradas, apuntaladas su estructura, se hicieron cálculos estructurales en conjunto con la Universidad Nacional de Córdoba para las futuras intervenciones, con el mismo equipo que está trabajando en Jesús María”.

El resto de las estancias, detalla el arquitecto, en general están bien conservadas, son edificios bastantes robustos, los materiales nobles, tal vez el aspecto en superficie no sea el ideal porque pueden presentar algunos deterioros, algunas fisuras superficiales de revoque o de pintura. Estructuralmente el estado es bueno.

A continuación la charla que mantuvimos con el arq. Antonio Sabatté, inspector de museos nacionales, en el programa Dejate Llevar, que se emite los sábados de 19 a 21hs.



Tambien te puede interesar

cueva de los pajaritos

Cueva de los pajaritos: “el paraje fue su amor hasta su último suspiro”

El paraje Mallín aún siente la partida de “Pila” quien dejó su impronta en La …

Deja un comentario